Su madre le pidió quitarse el sujetador. ¡La causa de esto te sorprenderá!

Esta historia la compartió con sus amigos una madre de una chica de quince años. Ella tuvo un incidente desagradable en su escuela, por lo que la llamaron para que hablara con el director. A la niña se le culpaba de haber golpeado a su compañero de clase, pero cuando la madre empezó a preguntar cuál había sido la causa del problema, la víctima y el acusado cambiaron de lugar.

La mujer decidió no callar y armó un escándalo. Al final esta historia sorprendió a muchas personas, las cuales apoyaron la acción de la madre. Por eso, «HOLAHOLA» te ofrece leer su mensaje.

«Soy enfermera, y en el trabajo no nos permiten usar teléfonos móviles. Cuando estamos de guardia, los dejamos en el armario. Una vez me llamaron al teléfono de la recepción. Resultó que llamaban del colegio donde estudia mi hija. Ya había pasado una hora desde que habían tratado de comunicarse conmigo, y sólo ahora pudieron hacerlo:

— Le molestamos de la escuela donde estudia su hija. Aquí hemos tenido un incidente desagradable. Es necesario que venga enseguida.

Por mi cabeza pasaron cientos de pensamientos negativos.
— ¿Ella está bien? ¿Está enferma o se ha accidentado? — pregunté en primer lugar.
— No, ella está bien, pero su hija ha golpeado a un estudiante.¡Esto es muy serio! Hemos tratado de comunicarnos con usted durante 45 minutos, tiene que venir enseguida.

Pedí permiso en el trabajo y salí corriendo a la escuela. En la oficina del director estaba mi hija, un chico con la nariz rota, sus padres, la profesora, una mujer, que trabaja en el consejo de la escuela y el director.

— ¡Por fin pudimos dar con usted! - dijo de forma mordaz el director.
— Perdone, tuve un día difícil. Nos trajeron a un niño de 7 años, al cual tuve que ponerle 40 suturas (puntos) después de que su madre lo hubiera golpeado con una sartén. Luego tuve una larga conversación con la policía, la cual llegó al lugar para que les informaramos de los golpes y del estado del niño,- comentó la madre.

Después de esto, el director, tratando con todas sus fuerzas de no parecer alarmado, dijo:
- Bueno, es por esto por lo que estamos todos aquí reunidos. Resulta que un compañero de clase tiró del sujetador de su hija con tal fuerza, que este se desabrochó. Ella no soportó esto y lo golpeó dos veces en la cara, rompiéndole la nariz. - Tengo la impresión de que el acto de mi hija molestó al colectivo mucho más que el acto del niño.

— Y usted quiere saber, ¿si voy a presentar acusaciones de acoso sexual por mi hija, y al mismo tiempo si no les haré el reclamo en la escuela por lo que sucedió? — le pregunté a los reunidos.

Después de mis palabras, los presentes se alarmaron e inmediatamente comenzaron a excusarse.
— No creo que el incidente sea serio, - a toda prisa, comentó el maestro.
—No hagamos un berrinche por nada, - lo apoyó el consejero escolar.
— Yo creo que usted exagera, — trató de calmarme el director.

Lo más extraño es que los padres del niño, estaban de mi lado. El padre prácticamente no tenía cara, y él miraba a su hijo con cólera, y la madre incluso comenzó a llorar... al mismo tiempo pregunté a mi hija, qué es lo que había pasado.

— Él todo el tiempo me jalaba el sostén. Le pedí que se tranquilizara, pero no me hacía caso. Entonces me quejé con el profesor, pero él dijo que no le hiciera caso y que lo ignorara. Después de un minuto comenzó a jalarme de nuevo, pero de tal manera que el sostén se abrió... no lo soporté y con toda mi fuerza lo golpee en la cara, -comentó la niña.

Mi indignación estaba al límite...
— ¿Así es que usted permitió que el niño hiciera esto? ¿Por qué no lo paró? ¡Sería bueno que se me acercara para que tire de mis tirantes!
— ¿Qué?! ¡NO! — contestó rápido el profesor.
— Entonces, ¿por qué permite que los niños hagan lo que se considera inadmisible para los adultos? Entonces... ¡acércate a la consejera y quítale el sujetador! O haz lo mismo con la madre del muchacho, o conmigo... ¿crees que, cuando lo hacen niños de 15 años de edad, es gracioso? ¿Puede que usted también quiera quitarle el sujetador a mi hija?

El profesor se calló y el director se metió en la conversación:
— Con todo respeto, señora, no hay que olvidar que su hija le pegó al joven.
— No, ella sólo se defendió contra el acoso sexual. Míralos: el chico es una cabeza más alto que mi hija y dos veces más pesado. Y si en la clase no pudo encontrar ni un solo defensor, incluyendo al maestro, es evidente que ella tenía que defenderse por sí misma.

Después de mis palabras, en la oficina hubo un silencio absoluto, sólo la madre del chico seguía llorando.
— Me llevaré a mi hija a casa. Pienso que este chico ha aprendido la lección y nunca más repetirá este error. Y espero, que en el futuro no sólo mi hija, sino todas las niñas de la escuela, no tengan que soportar algo parecido, de lo contrario tendré que llamar a la policía.

El escándalo que armé tuvo efecto, y pronto el director se disculpó con nosotras, y a mi hija la cambiaron de clase.»

Esta historia no puede dejar a nadie indiferente, y si te parece que la acción de la madre se merece verdadero respeto, no te olvides de compartir este post con tus amigos.

Fuente: The Shrug

Comentarios