Desde que nació, todo su cuerpo ha estado cubierto de marcas de nacimiento, por lo que tuvo que aprender a vivir con esto

Julianna Youssef es joven y bella, pero tuvo muchos problemas a causa de los ataques infantiles de sus compañeros y conocidos que se burlaban de su apariencia. Desde que nació, todo su cuerpo ha estado cubierto de marcas de nacimiento, y tuvo que aprender a vivir con esto, dejando de ser tímida y de prestarle atención.

1

El nevo melanocítico es una enfermedad tan rara que se manifiesta solo en una persona de entre 500 mil. Las personas que padecen una enfermedad de este tipo deben cubrir su cuerpo con ropa, ya que es peligroso que estas marcas de nacimiento estén expuestas a la luz solar directa. Además, pocas almas valientes deciden mostrarle su cuerpo no ideal a las personas y exponerse a sus opiniones condenatorias. Pero Julianna es una chica excepcionalmente valiente que quiere convencer a otras personas de que no hay que avergonzarse de su apariencia, por peculiar que sea.

2

Julianne tiene veintidós años y abrió cuentas en Instagram y Facebook para mostrarle a otras personas que ser uno mismo no es algo que debería darnos miedo. Incluso se le ocurrieron sus propios hashtags: "Muestra tus lunares" y "Una victoria dentro de ti".

3

"Es increíble, otras personas con una enfermedad similar me ofrecen sus palabras de gratitud por mi trabajo, - explica. - Se sienten mejor y tienen más confianza en sí mismos".

4

5

A Julianna le decían dálmata y jirafa, y una de sus compañeras incluso la comparó con un mono cuando caminaban juntas, porque la gente se le quedaba mirando.

6

Julianna nació en Ucrania, y hace veintidós años los médicos locales no estaban familiarizados con su peculiar característica. Ellos presentaron suposiciones completamente delirantes intentando explicar qué podía tener la bebé. Desde lupus hasta el desastre de Chernobyl. Y solo después de siete años, la madre de Juliana logró que los médicos diagnosticaran finalmente a la niña.

7

En ese momento les ofrecieron una operación que la ayudaría a resolver el problema. Más precisamente, doce operaciones de trasplante de piel y luego años de rehabilitación. Pero incluso en este caso, nadie sabía cómo reaccionaría el cuerpo de Julianna a las intervenciones constantes. "No soy una leprosa, - dice Julianne, - y quiero mostrarle a la gente de nuestro entorno que mi cuerpo es normal".

8

A pesar de que las personas que agradecen a Julianna son mucho más numerosas que las que la odian, en ocasiones sigue escuchando críticas negativas e incluso susurros a sus espaldas.

10
11

Ahora la chica vive en Varsovia, y con su trabajo y sus mensajes en Instagram trata de demostrarle a los demás que no hay nada malo o feo con su apariencia, y que las numerosas marcas de nacimiento en su cuerpo no la obligan a encerrarse en un rincón y llevar una vida en secreto.

12
13

"Soy como todos los demás, - agrega. - Tengo una vida, trabajo y amigos. Nací como lo que soy, y tú también".

Fuente: instagram

Comentarios