"Afortunados". El triste destino de los ganadores de la lotería

Esta semana los medios de comunicación de todo el mundo escribieron cómo un residente de Ontario se ganó $ 25 millones en la Lotería Lotto Max. Por ahora no está claro cuál será el destino de este nuevo millonario, pero muchos anteriores "afortunados" quedaron en la bancarrota después de ganar.

Millonarios en quiebra

En 1988, el residente de Pensilvania, William Post, se ganó en la lotería 16,2 millones de dólares, y en unos cuantos meses derrochó todo, comprando coches y lanchas. Después de eso, admitió a la prensa que ser una persona en quiebra le gustaba más que ser un multimillonario de lotería.

En 1993, la inmigrante de Corea del Sur, Gianni Lee, que se había trasladado a los Estados Unidos, ganó $ 18 millones, y ocho años más tarde, regaló la mayor parte de su dinero a los partidos políticos, organizaciones públicas y programas educativos, y también se declaró en quiebra.

¿Crees que esto sólo sucede en Estados Unidos? No. En el año 2001, el ganador de la edición de "Bingo Show" fue una familia rusa, ellos ganaron unos $1´500,000 dólares. Y prácticamente se gastaron todo en alcohol. Asimismo daban constantemente grandes sumas como préstamos, ayudaban a sus amigos y familiares a devolver sus créditos. Como resultado, la ganancia se evaporó en sólo cinco años. Los mismos "afortunados" admitieron que el dinero no les había traído la felicidad.

1

En el año 2009, Albert Begrayan ganó 2 millones de dólares en la lotería rusa "Gosloto", en Rusia. Todo el dinero lo gastó rápidamente: compró varios apartamentos en el centro de San Petersburgo, un coche de la marca Lexus, una parcela de tierra en la costa. Otra cantidad de dinero la compartió con su familia. La cantidad total de la ganancia no sólo fue desperdiciada por completo durante dos años, sino que quedó debiéndole al gobierno 4,5 millones de rublos (como 75 mil dólares), ya que no pagó el importe total de impuestos por la suma ganada en la lotería. Así que ahora parte de las propiedades de Albert están embargadas y tiene prohibido viajar al extranjero.

"Nunca le des dinero a nadie sin razón"

Y esta es otra historia. El hombre de negocios del estado de West Virginia, Andrew Whittaker, ganó $ 315 millones de dólares en el día de Navidad del año 2002. Después de pagar los impuestos recibió $ 114 millones. Sin embargo, sólo cuatro años más tarde, se quedó sin un centavo en el bolsillo. La culpa de todo fue su generosidad, ya que muchísima gente le pedía dinero, así como el alcoholismo. Pero incluso esto no es lo más importante: su hija, que también tuvo parte del dinero, fue encontrada muerta en la casa de su padre. La causa de la muerte fue una sobredosis de drogas. Sucedió tan sólo a dos años de ganar, y en el año 2009 encontraron muerta a la otra hija del ganador.

"Desde que gané la lotería, me di cuenta de que no hay un límite para la codicia humana, - dijo Andrew - Ahora lo sé: si una persona tiene algo para comer, es más que seguro que se encontrará a alguien que quiera quitárselo. Es una lástima que no haya roto el billete",- dijo el ganador después de algunos años.

2

En los pocos meses que el señor Whittaker fue millonario, dio grandes sumas de dinero a las autoridades locales, incluso estableció un fondo con su propio nombre. "Dondequiera que fuera, por todas partes había ese tipo de personas,  recuerda Andrew-. Por ejemplo, cuando iba a un partido de baloncesto, durante el juego un centenar de personas, una tras otra, se me acercaba para pedirme dinero, tratando de suavizar el hecho indicando que eran pobres o que sus familiares estaban enfermos".

"Nunca des dinero a nadie sin ninguna razón", comparte su experiencia Andrew. Porque cuanto más das, más querrán obtener de ti. Si das dinero una vez, todos los que te rodean te considerarán como un tonto y se te lanzaran como una manada de chacales".

Una bala en la frente de parte de "sus familiares" favoritos

Algunos ganadores de la lotería se convierten en víctimas de delincuentes y parientes de forma rápida. William Bud, que ganó en 1998 16 millones de dólares, no tuvo en cuenta que tenía un hermano muy envidioso. Este contrató a un sicario para que lo matara a él y a su mujer, con el fin de quedarse el dinero. Afortunadamente, el intento fracasó.

Jeffrey Dump, que ganó $ 20 millones, también se convirtió en una víctima de sus parientes codiciosos, a pesar de que les regaló propiedades a sus parientes. Un día la hermana de su esposa, junto con su novio, lo raptó. Los atacantes exigieron al millonario que les diera su fortuna. Después de que él se negara a dársela, le dispararon en la frente.

3

Billy Bob Harrell Jr. de Texas, ganó un premio de $ 31 millones en 1997. Con lo ganado compró coches y casas a todos sus parientes, hizo donaciones de caridad. Pero en los siguientes meses el proceso de compras se convirtió en un hábito. Billy compró más casas, después una casa aún más grande, y otros dos coches más. El suertudo se quedó sin dinero en menos de dos años. El premio de lotería le dio mucho estrés a Billy. Y al final el hombre se suicidó.

El estadounidense de 55 años de edad y hombre de negocios, Jack Whittaker, ganó $ 315 millones. Le ofrecieron tomar toda la cantidad del premio, que iría recibiendo durante muchos años, o una cantidad tres veces menor de lo ganado, pero con la posibilidad de gastarlo en el momento. Jack eligió la segunda opción. Casi el 10% del dinero lo gastó en la construcción de iglesias, abrió una fundación de caridad que ayuda a las familias de bajos ingresos. El hombre incluso agradeció a la mujer que le había comprado el boleto ganador: le compró una casa, un coche y le dio 50 mil dólares.

Luego comenzó a jugar juegos de azar, y una vez el casino más grande lo demandó porque le debía una gran suma de dinero. Él comenzó a beber alcohol y abandonó a su familia. Muchos querían aprovecharse de él, por eso siempre lo acosaban de acoso sexual, y de intento de asesinato para sacarle dinero.

Como resultado, su negocio falló, el fondo se cerró, todo el dinero ganado lo gastó en regalos, y su amada nieta fue encontrada muerta.

Comentarios