Una fotógrafa editó las fotos de esta pareja. ¡Ahora quieren demandarla!

John Kistler y Katie Liepold son novios. Antes del compromiso, compraron un paquete de bodas de $ 600, que incluía una sesión de fotos. Y aunque la pareja no estaba ansiosa por ser fotografiada, ya habían pagado y no les quedó de otra más que hacerlo.

1 (1)

El proceso fotográfico le gustó tanto a la pareja como a la fotógrafa. Hablaron juntos, bromearon, se rieron y compartieron historias. Durante dos horas, todas las imágenes fueron hechas, pero cuando Katie recibió el álbum de fotos terminado, su indignación no tenía límites.

3 (1)

El hecho es que solo una cuarta parte de las 110 imágenes realmente complacieron a la mujer. En algunas las luces hicieron juego, otras fueron hechas desde un ángulo extraño y a la pareja le molestó más que nada esta imagen.

2 (1)

La fotógrafa Linda Silvestri se permitió editar las fotos, en las que "adelgazó un poco" a la pareja. Katie tomó este acto como fat shimming: una aversión a la gente obesa. La cliente no puede entender por qué la fotógrafa no quiere que ella se vea en las fotos como verdaderamente es.

4 (1)

John y Cathy exigieron la devolución de $ 150 por el mal trabajo, pero la fotógrafa se negó a devolverles el dinero. Linda les dijo que pudieron anular el contrato antes de que se realizara la sesión y que además no tenía la intención de pagarles nada.

5 (1)
6

Además, la fotógrafa hizo una publicación en Facebook, en donde acusa a sus clientes. En su post, ella se queja de que es por este tipo de clientes que cada vez toma menos pedidos. Ella quería mejorar las tomas, pero al final solo recibió un mar de críticas y descontento.

7

Después de un tiempo, la fotógrafa se disculpó por las fotos editadas. "No pagué $ 150 para ser ridiculizada en la web", - dijo Kathy Lippold.

Fuente: independent.co.uk

Comentarios