Una indonesa se casó con un papúa. A la izquierda los parientes del novio. ¡Creemos que se ven perfectos!

Incluso en pleno siglo XXI en nuestro planeta existen rincones a donde no ha llegado la civilización. Esta vez al equipo de HOLAHOLA le gustaría contarte sobre una boda que tuvo lugar en Indonesia.

La novia, como corresponde, vestida de blanco y el novio con un traje europeo. Los invitados familiares con ropas nacionales de fiesta.

Los Niños, como ángeles con vestidos blancos y radiantes sonrisas.

pap2

Los padres y familiares cercanos fueron los primeros.
La ceremonia fue larga. Les leyeron la lectura de una oración como canto, pronunciaron los saludos. Los jóvenes se entregaron el anillo mutuamente. Después de que terminara la boda, todos los invitados fueron invitados alternativamente para tomarse fotos con la pareja de recién casados.

pap13

A continuación, los parientes lejanos, amigos, vecinos y de repente... los papúas.
Algunos estaban descalzos, y otros, con zapatos rotos. Uno de los papúas llegó con el kotek ceremonial. Lo cierto es que llevaba en los hombros un chaleco desabrochado. Al parecer, esta prenda también es para ocasiones especiales.

pap14

Todos ellos en grupo fijaron su mirada en los novios, considerando el vestido de la novia, sus guantes, y su persona. Y uno de ellos, en traje azul, creo que quedó helado del asombro al ver a la novia con maquillaje.

pap15

Aquel que llegó a la iglesia con el atuendo de ceremonia no podía calmarse, al ver a la novia. Sus amigos lo abrazaban tratando de ponerlo en línea recta para la foto, insistían a los invitados para que no se movieran, para que salieran bien en la foto, pero estaban tan impresionados con la novia, que no podían quedarse quietos.

pap16

Después de la fiesta, los invitados regresaron a sus casas y los papúas regresaron para seguir festejando.

Si te ha gustado este post, no te olvides de compartirlo con tus amigos.

Fuente.

Comentarios