Mientras los borrachos padres dormían inconscientes, este chico se llevó a su hija de 4 años…

Esta historia sucedió a finales de verano en Bielorrusia. Ivan Razumov iba manejando por la autopista M1 con dirección a Minsk. A veinte kilómetros de Baranovichi, vio una niña pequeña que iba corriendo a lo largo de la carretera junto a su perro. Cerca de ahí no había ninguna vivienda visible, sólo campos interminables. Esto sorprendió bastante a Ivan, por eso decidió detenerse.

«Al principio yo pensé que los padres de la niña podían trabajar en algún lugar cerca del campo. Que ellos simplemente no vieron a la pequeña que se salió corriendo a la calle a jugar. Pero no había ni un alma por ahí», — cuenta Ivan Razumov.

«Yo recorrí 500 metros más por la autopista antes de detenerme. Di marcha en reversa y me acerqué a la niña. Ella estaba toda mugrosa, y apestosa. Sus manos y pies estaban negros. La sandalia derecha estaba puesta en el pie izquierdo, y la otra en el derecho. La parte derecha de su cabeza tenía un corte de pelo chueco… El perro me rugió intentando proteger a su pequeña dueña».

La niña de inmediato se acercó para hablar. Ella dijo que se llamaba Zhenia Vladimirovna Fedorovich. Después Ivan preguntó sobre los padres de la niña, pero la respuesta de la niña lo dejó sorprendido. “Mamá necesita dormir bien. Ella está estresada, bebió un poco. Y papá también bebió con mamá..."

La misma niña, según sus palabras, salió por un helado. Además, corrió durante mucho tiempo, por lo que sus piernas ya le dolían. Además, en el camino se cayó y se lastimó fuertemente la mano.

Después de escuchar esto, Ivan Razumov llamó a la policía de inmediato. Esperando la llegada de los policías, sentó a la niña en el automóvil, le dio su chamarra, la cubrió con una manta y le dio agua. Estuvo platicando con la niña en el transcurso de una hora. La verdad es que la que habló en general fue ella, contándole sobre todo lo que hay en el mundo. Ella habló de sus padres desafortunados, Svetlana y Vladimir, sobre su perro llamado “Bebé” y su abuela Vera, que por cierto, tiene un jardín en el que crecen manzanas muy sabrosas, y sobre sus dos hermanos…

Cuando llegaron los encargados del orden ya había anochecido. Afortunadamente, con ellos llegó una trabajadora social, quien de inmediato se entendió con la niña. Los representantes de la ley se llevaron a la pequeña, e Ivan se fue a su casa.

Al día siguiente él se comunicó con los empleados del departamento de policía para saber el destino que le esperaba a la niña. Al entrar a casa de la niña, los policías vieron la siguiente imagen: la mamá Svetlana durmiendo en el piso cerca del sillón, y el papá Vladimir con la cara enterrada sobre una ensalada. No había con quién ni sobre qué hablar…

A la esposa primero se la llevaron en una ambulancia y la niña fue enviada a un internado. Sveta y Vladimir perdieron la patria potestad. Resulta que la mujer tenía dos hijos más de su primer matrimonio, pero también perdió sus derechos sobre ellos. Aunque, según sus palabras, sus niños ya eran adultos, el más pequeño tenía 18 años.

Ahora Sveta y Vladimir han perdido todos sus derechos. Pero los padres se están esforzando por recuperarlos. Mientras tanto, en relación a esto se están llevando a cabo los procedimientos pertinentes, e Ivan Razumov visita con regularidad a la niña en el internado. Además, él no tiene la intención de abandonar a la pequeña y la quiere adoptar.

«Yo estoy dispuesto a hacer esto ahora. Sólo necesito discutir esto con mi pareja», — dice Ivan.

Sólo resta desearle una larga vida a Zhenia y que todo resulte de la mejor manera. Si te conmovió esta historia, entonces no dudes en compartirla con tus amigos.

Comentarios