Cómo hice que el marido de otra se fijara en mí...

Screenshot_14

"Estoy seguro que has visto historias similares en tu vida, algunos tal vez pensaron en esto. Lo que pasa es que yo realmente quería casarme, literalmente arrastraba a los chicos para que se casen conmigo, ahora entiendo que me comporté de una manera tonta con muchos.

Vivo en un pequeño pueblo donde todos se conocen y no puedes esconder tu estilo de vida, pero no es lo que quiero contarles hoy.

El primer chico que tuve, en todos los sentidos, estuvo conmigo como unos
tres años, empezamos a salir en la adolescencia. A mis padres le gustaba él, mi padre estaba contento con su futuro nuero, en realidad yo era feliz, me sentía como en el séptimo cielo, peor no pensaba en el matrimonio. Y resultó que me embaracé de él, me enteré de esto al mes. Cuando le dije, me di cuenta de que él no quería tener un hijo ahora. Por supuesto, yo estaba muy molesta, pero seguí sus consejos, en aquel entonces yo era una tonta. Como resultado, aborté y ahora me arrepientió mucho por mi acto. Luego pasó el tiempo, probablemente seis meses o un poco más, y nos separamos. Sí, realmente me sentí destrozada por su acción, por como me dejó, como si no hubiera sacrificado nada por él, no valoró mis sentimientos.

Más adelante, no quería salir con nadie y estuve sin enamorado por un tiempo. Tenía 21 años cuando decidí tener una segunda relación. En ese momento estudiaba y conocí a un chico de mi grupo, noté que le era simpática. Por dentro, sentía que quería salir de nuevo con alguien. Nos conocimos durante aproximadamente 4 años, incluso cuando terminamos nuestros estudios, pero al final no funcionó, y me dí cuenta que el mantenía correspondencia en las redes sociales con otras chicas, estaba celosa, pero no eran celos verdaderos. Por dentro no me sentía tan enamorada de él, como en las relaciones pasadas, todo era más calmado. Tal vez solo me agradaba el hecho de no estar sola, pero ya no había pasión, aunque no la hubo desde el comienzo de la relación.

Pero el tercer hombre en mi vida me enganchó. Nos conocimos de alguna manera inesperadamente, en una de mis vacaciones. Mi amiga tuvo un cumpleaños y su conocido trajo a otro conocido, pocos lo conocían en el grupo, pero de alguna manera obtuvimos comunicación. Sí, tuvimos una buena comunicación desde el comienzo, como si nos conociéramos desde hacía cien años, intereses comunes, de alguna manera los gustos convergían, en general, comencé a sentir lo que hace años no sentía.

Más tarde me enteré de que estaba casado y amaba a su mujer, y nuestro romance solo duraba el tiempo que estaba de "viaje de negocios". En nuestra ciudad, la industria minera está muy desarrollada, no es raro que las personas hagan viajes de negocios. Así es como llegó aquí, para trabajar, y se iba pensando en mí.

Y todo esto es extraño, dolorosamente extraño e incorrecto. Está casado, tiene dos hijos y aquí estoy yo. Sí, no lo dijo de inmediato, pero no quería dejarlo ir, incluso conociendo todos los detalles de su vida, yo, como una tonta, sucumbí a las emociones. Pero, quería felicidad, quería sentirme amada por él.

Se fue y prometió que pronto volvería a la ciudad. No lo creía, a pesar de que vivía relativamente cerca de mí, a 350 km de mi ciudad, pero quién querría regresar sobre todo si tiene hijos y una esposa.

Pero, estaba equivocada en mis conclusiones, aparentemente también sintió la chispa entre nosotros y regresó a mi lado. No por trabajo, sino para estar conmigo. Vino por una semana, había tomado unas vacaciones a su costa y le dijo a su esposa que estaba en un viaje de negocios. Sí, maldíceme, desde este momento me convertí en una amante, que separa y destroza a una familia. Pero, después de todo, esta familia estaba en algún lugar lejano, y él estaba cerca. Y no quería pensar en eso, solo lo quería a mi lado.

Más tarde recibió una oferta para ir a su ciudad, había una ciudad más grande, perspectivas de trabajo mejores y él estaba cerca. Y acepté, no sé en lo que estaba pensando, pero quería esto. Y me mudé, dejando mi ciudad natal, lo seguí. Al llegar, encontró un departamento, lo rentó con su dinero, ganaba bien, podía darse el lujo de alquilar un apartamento, donde me mudé con mi familia.

Después de 3 meses de relaciones su esposa se enteró de nuestra conexión. Y luego comenzó el escándalo. Ella me encontró en las redes sociales, comenzó a escribir todo tipo de cosas desagradables y a maldecirme. Puedo entenderlo, tal vez lo hubiera hecho yo misma, pero no le presté mucha atención en ese momento. Después comenzaron las llamadas a mi teléfono, ¿dónde pudo haberlo obtenido? Por teléfono comenzaron las amenazas y las ofertas para conocernos personalmente, ciertamente no intenté enzarzarme en riñas, pero no guardé silencio, me defendí como pude verbalmente. Entonces la madre de su esposa comenzó a llamar, con las mismas amenazas e insultos, tal vez me lo merecía. Mi posición inicialmente me puso en una versión perdedora de todos los cánones de la moralidad.

Él, naturalmente, sabía de todo esto, trató de tranquilizar de alguna manera a sus familiares que estaban furiosas. Pero, no podía hacer nada consigo mismo, todavía se sentía atraído por mí. Dijo que me amaba, pero que no podía dejarla, por los niños. Aunque, creo que él también sentía algo por ella, no estoy segura de eso.

Como resultado, todas las amenazas y escaramuzas terminaron en un incendio, sí ellas le prendieron fuego a mi puerta, felizmente que aquel día no podía dormir bien y sentí el humo. Apagué el fuego como pude, pero el apartamento aún olía a fuego y humo, luego, por supuesto, llamé a la policía, prometí encontrar a los criminales, pero, como sabes, prometer es lo mismo que nada. A partir de este momento, sentí algo atemorizante. El mismo día me mudé al hotel con todas mis cosas.

Él vino a verme al hotel, después de haber pasado la noche juntos, fuimos en busca de una nueva vivienda, encontramos un buen apartamento, ya no quería volver al apartamento anterior después de lo sucedido.

Después de mudarme, comencé a llevar mi vida de siempre, con el tiempo su mujer ya se había calmado, o simplemente se había resignado al hecho de que él vivía en dos familias, quien sabe, pero después de ese incendio no volví a tener más llamadas ni amenazas en las redes sociales. Su esposa no quería darle el divorcio y tenía razón de alguna forma porque fui yo quien se metió en su vida y no al revés.

Después de un año de tales relaciones, quedé embarazada. ¿Estás conmocionado? Yo misma no entiendo cómo fue que pasó esto, pero me siento bien al respecto. Sé que no es correcto, pero yo me siento bien, aunque muchos me condenen o no entiendan, no me importa.

Las personas adultas no me entenderían, pero a veces sucede. Si se preguntan: dónde estaban mis padres, mi pregunta es: ¿qué pueden hacer ellos?, ellos estaban en contra, nos peleamos, pero no di marcha atrás. Yo misma elegí esta vida para mí".

Para nosotros es muy interesante saber qué es lo que ella hará cuando tenga el niño, si sabe bien que su pareja no tiene planes de dejar a su mujer. Nuestro consejo del día es: Evita meterte con hombres casados no hagas sufrir a otras personas, recuerda que uno no puede ser feliz haciendo a otros infelices.

Comentarios