Un hombre escribe quejas sobre varios productos y servicios y gana dinero por ello

Todos en esta vida se ganan la vida de manera diferente. Lo más interesante y altamente valorado es la capacidad de ganarse algo por su propia opinión, es decir, elaborar un plan que te traiga dinero. A este residente del Reino Unido se le ocurrió una manera interesante de aumentar sus ingresos, pero cabe decir que no son nada bajos, estos le proporcionan una vida decente. ¡Es un difamador profesional y realmente gana bien!

1-352

Te presentamos a Chris Owen. Es conocido en todo el Reino Unido como un profesional de las quejas. Chris se queja de todo lo que no le conviene, y por eso recibe una compensación en forma de disculpa, por las compañías que recibieron su queja. Cabe señalar que, los pagos no son tan altos, pero si se suma la cantida de un año, lo acumulado es una cantidad bastante decente de más de mil libras esterlinas. Para comparar, esto es equivalente a más de cien dólares al mes. No es una propina pequeña, ¿no?

Chris Owen escribe quejas sobre todo lo que no le gusta. Básicamente se trata del sector de servicios. Antes no era tan "quejón", sin embargo, segun comenta, hace unos pocos años atrás, cuando tenía treinta y seis años, se cansó de "tolerar" tanto los malos servicios en los restaurantes, así como el mal trato de los trabajadores a los clientes. Todo comenzó cuando solicitó una mesa para su habitación: las tres veces que se la llevaron, tenía defectos externos, y la cuarta vez se olvidaron por completo de llevar la mesa.

2-297

Luego Chris Owen escribió una carta de queja y recibió doscientas libras de compensación (y esto es más de trescientos dólares). Fue en ese momento que el hombre se dio cuenta de que podía ganar dinero por los errores de otras "personas" y esta era una buena oportunidad para desahogarse y proteger sus derechos, ¡pero además una fuente de ingresos!

3-275

El británico comenzó a ser más atento con los servicios. Si lo atendían incorrectamente o no le gustaba algo, escribía quejas a varias instancias y recibía "disculpas" en forma de una compensación monetaria pequeña pero tangible. Él se considera una persona correcta, con principios: si a él lo tratan mal, entonces los que se comportan así, deben estar dispuestos a pagarle algún tipo de "multa". Por cierto, el hombre ya le ha enseñado a su padre estos trucos y ahora la calumnia se convirtió en un negocio de la familia Owen. Aunque también se puede entender a estos británicos, porque a menudo nuestros derechos como consumidores son realmente violados. ¿Sueles escribir quejas si recibes un servicio deficiente?
Fuente: Boredpanda

Comentarios