Hasta el último minuto él permaneció tranquilo en la foto. Momentos después, su padre ya estaba muerto

Nadie puede imaginarse que un viaje en familia pueda resultar en la pérdida de un ser querido.

Malik Williams, de 25 años, se ahogó, tratando de salvar a su hijo Jaden, quien cayó al agua desde un embarcadero, durante su viaje familiar al lago Ben Butworth en Moline, Illinois.

Cuando un niño está en peligro, cualquier padre amoroso va al rescate. Todo lo demás se convierte en algo secundario y no hay nada más importante que la salvación de su hijo.

Y cada padre va hasta el final y no se detiene ante nada, incluso ante un peligro mortal para sí mismo.

1

“Ni siquiera lo dudó. Jaden lo hizo todo", - dice Heather, la novia de Malik. Era un viaje familiar normal sin signos del desastre inminente.

Heather estaba entonces en el coche, dando de comer a su hijo de 2 años. Mientras tanto, Malik estaba sentado con su hijo de 6 años en el muelle. Ellos pescaban.

Riley Gómez, de 16 años de edad, pasó por allí y vio a Malik con su hijo. Fascinada por la conexión entre ellos, la chica se detuvo para hacerle algunas fotos a la familia.

2

Nadie podría haber imaginado que en esas fotografías estaba Malik en sus últimos momentos de vida. Se oyó un grito en el lago, el niño tropezó y se cayó del muelle al lago.

Sin ninguna vacilación, el padre se zambulló tras él para salvarlo. Lo hizo aunque no sabía nadar. Malik simplemente siguió su instinto. Entonces ambos comenzaron a hundirse, pero al pasar un desconocido, éste se apresuró a ayudarlos. Saltó al lago y sacó al niño del agua. Pero ya era demasiado tarde para salvar a Malik: la corriente ya se lo había llevado.

Dos equipos de rescatistas fueron enviados en busca del joven padre, pero no pudieron encontrar el cuerpo de Malik Williams.

Riley Gómez publicó una foto de Malik y Jaden, cuando se divertían juntos pescando en el muelle. Según ella, se complace en presentar este pequeño regalo a la familia del difunto, que está experimentando amargamente su pérdida.

3

Dicen que vivimos en un mundo lleno de egoísmo y agresión, donde todo el mundo piensa sólo en sí mismo. Los buenos y antiguos valores humanos ya están olvidados y a veces parece que ya no queda nada sagrado.

En un mundo donde los padres lanzan a sus hijos a los vertederos, en un planeta donde la crueldad hacia los animales y la discriminación racial se sigue desarrollando, la historia de Malik es un rayo de esperanza que cruza la oscuridad.

Esto, aunque es una pérdida trágica, es una declaración y una promesa de que todavía hay muchos padres amorosos en el mundo que están dispuestos a ayudar a sus hijos siempre.

De verdad, el mundo también está lleno de padres dispuestos a sacrificar incluso su propia vida, para salvar a sus hijos. Padres como este héroe llamado Malik Williams.

Comentarios