Su ex marido la dejó sin dientes y la echó a la calle. ¡Al ver a esta mujer hoy no creerás lo que ven tus ojos!

La gente que conoce el tema afirma: la violencia doméstica se puede describir de forma segura como el delito más común en el mundo. Sólo que los afectados, por lo general no se atreven a quejarse de esto, con alguien que no sea un amigo cercano. Las razones para esto son diferentes.

1 (1)

Algunos se consuelan con el hecho de que consideran que si "te golpea, es porque te quiere". Otros crecieron en familias donde esto se considera algo normal, y aceptan la violencia de la pareja como un requisito previo de una relación sana. Otros simplemente le temen demasiado a su pareja. Tarde o temprano, sin embargo, este grupo de personas se desintegra de la sociedad.

2

El personaje principal de este artículo es Dee Ewing, una madre soltera. A su ex cónyuge le encantaba pegarle y en una de esas peleas la dejó sin los dientes frontales. Vivir con él era imposible, pero después de separarse, la mujer quedó varada en la calle con sus tres hijas.

3

Con la ayuda de sus amigos, Dee logró encontrar un refugio para ella y sus hijos. Pero fue cuando comenzó a tener problemas con el trabajo. Al final resultó que los empleadores no estaban dispuestos a emplear a una mujer sin dientes. Además, este defecto no la dejaba sonreír, recordándole el pasado.

4

Durante tres años, esta víctima de violencia doméstica ahorró dinero para su propia transformación. Sin embargo, con cada día que pasaba la mujer lo entendía más: no podría ahorrar dinero para que un buen dentista la atendiera. Afortunadamente, una casualidad hizo que conociera a unas personas que le ofrecieron otras soluciones.

5

Después de ver a su nueva cliente, los estilistas dieron su veredicto: es necesario que cambie radicalmente su imagen. Peinado, maquillaje, ropa, todo esto era necesario cambiarlo. Sólo de esa manera Dee sería capaz de olvidar los recuerdos dolorosos y comenzar a vivir una vida nueva.

6

La solución propuesta por los expertos con su problema dental, tomó a la mujer por sorpresa. Pero Dee estuvo de acuerdo en intentarlo, ahora ella no sólo luce hermosa sino que también se siente mucho mejor que antes.

Como puedes ver, la diferencia es realmente sorprendente. Al rejuvenecer externamente, la cliente de estos estilistas comenzó a verse mucho más segura y feliz. Además, todos estos procedimientos, incluyendo la compra de ropa nueva, le costaron mucho más barato de lo que Dee había planeado anteriormente.

7

El tiempo mostró que la transformación había sido para la mujer un verdadero paso adelante. Hoy en día Dee tiene un buen trabajo, su propio apartamento, y sus hijas no necesitan nada. Parece que después de esta transformación, la confianza en sí misma sólo la ha beneficiado.

Para las víctimas de violencia doméstica, ganar confianza en sí mismas es uno de los pasos más importantes en el camino hacia una recuperación completa. Nos alegra que los estilistas hayan sido personas de buen corazón y que hayan ayudado a Dee, dándole la fuerza necesaria para construir por si misma su futuro y el futuro de sus hijas.

¿Qué opinas sobre esta historia? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Comentarios