"Encontré un trabajo de modelo solo después de haber engordado unos 15 kilos"

Maggie conoció el mundo de la alta costura a través de las redes sociales, cuando tenía 16 años. Fue entonces cuando se fijó el objetivo de convertirse en supermodelo.

En la web encontró una dieta especial para bajar de peso, compró una suscripción al gimnasio, contrató a un entrenador personal y comenzó a cuidarse al salir con sus amigos y familiares, para no comer de más.

Evab0Nll

"Debido a mis estudios, solo podía hacer ejercicio por la noche, no comía más de 900 calorías al día y elegía cuidadosamente los alimentos. El fin de semana, en lugar de fiestas o cenas familiares, lloraba en mi habitación porque me sentía desdichada y privada de muchas cosas".

UqGiMzKl

Debido a la falta de cualquier fuente de energía en el cuerpo, empezó a beber café a litros, y para quemar más de 160 calorías, incluso recurrió a las drogas. Perdió peso rápidamente, pero cuando sus familiares le preguntaban sobre su salud, decía que estaba bien.

Todo fue tan lejos que desarrolló amenorrea (ausencia de menstruación durante varios meses). Los médicos le aconsejaron que hiciera cambios en su dieta, pero Maggie no quería escuchar nada sobre calorías adicionales.
"Me miraba en el espejo y veía a una chica gorda e infeliz, pero no iba a rendirme hasta lograr mis sueños"

VpwOF8Hl

Entonces Maggie cumplió 19 años y decidió participar en diferentes castings para ingresar a las casas de moda de Nueva York. La chica fue recibida con los brazos abiertos... pero solo para trabajos de proyecto. Ella recibía un montón de llamadas... pero solo con sugerencias de que perdiera más peso si quería obtener el codiciado contrato.
"Qué doloroso y ofensivo fue para mí fue que después de tantos años de desnutrición y miseria, todavía "no era lo suficientemente delgada". Entonces me di cuenta de lo estúpido que era todo esto".

9hEZC2cl

Cuando Maggie decidió despedirse del modelaje y se encerró en casa, recibió una llamada de la agencia de modelos Wilhelmina y la invitaron a participar en un casting, con la condición de que subiera algunos de los kilogramos bajados. Durante un mes subió unos 10-15 kilos y notó que comenzaba a sentirse mucho mejor y más feliz.

Ahora Maggie es una exitosa modelo principiante de talla plus. Ella admite que ahora se mira al espejo con 15 kilogramos más y ve a una chica delgada y feliz.
Es bueno que la chica se haya dado cuenta a tiempo de que la felicidad no está en la delgadez:

Fuente: Daily Mail

Comentarios