El precio de la perfección: 11 pruebas convincentes de que el ballet no es para los débiles

El ballet se asocia comúnmente con la ternura, la ligereza y la despreocupación. A nadie le suelen venir a la cabeza los sacrificios que a veces tienen que realizar los artistas para lograr la excelencia en este arte.

Al mirar estas escenas de lo que pasa detrás de los espectáculos entiendes: la belleza no está exenta de víctimas, y el ballet no es sólo arte, es un deporte brutal en el que hay reglas muy estrictas. ¡El ballet es una victoria donde se da la sangre y sudor!

¡Estas son 11 pruebas irrefutables de que en el ballet sólo los más fuertes sobreviven! Hasta duele mirar...

Por un lado, el ballet se ve simplemente divino, pero nadie sabe cuánto esfuerzo deben dedicar los bailarines para lograr tal belleza.

En primer lugar, para convertirse en un profesional, tienes que dedicarte al ballet casi toda la vida. Mucho mejor desde la infancia...

A veces hay que utilizar instrumentos de tortura, algo como este artefacto para estirar los empeines.

¡Para moverse como el aire, es necesario darlo todo!

Tus pies te recordarán que por mucho tiempo no podrás llevar tus sandalias favoritas.

Como en cualquier otro deporte, aquí no te escapas de las lesiones...

¡Pero al final todo el esfuerzo se devolverá al cien por ciento!

Si tenías ganas de mandar a tu hijo o hija a la escuela de ballet, ahora sabes qué es lo que le espera. De hecho, en general las mejores cosas de la vida requieren de esfuerzo. Pero recuerda que todo el trabajo será recompensado. Si quieres lograr algo, entonces no debes darte por vencido, y debes intentar mejorar constantemente. ¡Estoy seguro de que si lo haces, tendrás éxito en lo que sea!

Comentarios