Un tigre trepó al establo de este granjero. O más bien, eso era lo que él pensó...

Cuando uno tiene miedo, puede ver cosas donde no las hay: esto lo puede confirmar Bruce Grubb, de 24 años, quien al revisar su establo, se encontró con un animal que claramente no debería estar allí: un tigre. "Iluminé el granero con una linterna y lo vi. Estaba totalmente sobrio". El joven entró a su casa de inmediato y llamó a la policía. "Estaba asustado, no dudaba que fuera real. Me temí que el tigre se comería a todas mis vacas antes de que la policía lo matara". Y a pesar de que en ese momento el cabeza de familia estaba celebrando que se había mudado a una casa nueva, estaba totalmente sobrio: "Las vacas podían ser atacadas en cualquier momento, así que esa noche no tomé ni una gota de alcohol".

153417783-tigerbehind-news_trans_nvbqzqnjv4bqnjjoebt78qiaydkjdey4cngtjfjs74myhny6w3gnbo8

El primer policía que llegó se negó a dejar su automóvil. Como resultado, cuando llegaron cuatro patrulleros más, se pusieron a discutir durante mucho tiempo cómo lidiar con el tigre.

tp-image-tiger1

Mientras la policía sitiaba el establo, lograron contactar a la reserva local para averiguar si el depredador se había escapado de ahí.

bruce1

El animal no se movió en 45 minutos, lo que generó sospechas entre los agentes del orden: resultó que el depredador era un simple muñeco de peluche.

bez-nazvaniya-2

La policía no castigó a Bruce por su llamada, pues según ellos, "lo hizo con buenas intenciones". Los policías le pidieron al granjero que les diera el peluche, pues quieren conservarlo como amuleto de la buena suerte.

Fuente: telegraph.co.uk

Comentarios